Qué debemos incluir en el botiquín básico

Qué debemos incluir en el botiquín básico

Los esenciales que hay que tener a mano en casa

 

Suele ocurrir en todos los hogares. Acumulamos medicamentos y artilugios que casi nunca usamos, cuando lo realmente importante es reunir en un sólo botiquín lo que es verdaderamente necesario para las pequeñas incidencias en el hogar y por supuesto mantener al día los medicamentos y llevar a la farmacia todos aquellos que caduquen.

 

La organización es primordial para poder echar mano rápido de lo que se precisa. Por ello se aconseja tener un neceser o caja donde almacenar esos elementos  del botiquín básico.

 

¿Cuáles son los productos elementales?

El botiquín podemos ubicarlo donde queramos, aunque lo más higiénico para su conservación suele ser en el cuarto de baño y debe incluir:

 

  • Analgésicos, bien antitérmicos o antiinflamatorios. Aquí entran el ácido acetilsalicílico, el ibuprofeno o el paracetamol, en cualquiera de sus presentaciones. Hay que recordar que todos ellos actúan contra el dolor y en estados febriles pero ante si el origen es inflamatorio actúa mejor el ibuprofeno.

 

  • El termómetro, que es algo tan básico como imprescindible. Cómo saber si no cuándo nos hallamos ante unas décimas de fiebre que pueden ser indicadoras de que hay algo más que probablemente necesite consulta médica.

 

  • Tiritas, vendas, esparadrapo, gasas o tijeras para atender los primeros auxilios o una herida leve que precise de ser vendada para aislarla de las bacterias y de mayores daños en la zona ya afectada.

 

  • Antisépticos como agua oxigenada, alcohol, povidona yodada y cualquier sustancia que pueda servir para limpiar una herida y mantener la máxima higiene, tan necesaria cuando se trata de evitar que la herida se infecte.

 

  • Suero fisiológico. No todos los hogares lo incluyen en su botiquín y deberían hacerlo porque es un buen aliado en casa sobre todo si se tienen bebés para limpiarles la nariz o personas de avanzada edad, siendo muy útil para los ojos.

 

  • Pomada para quemaduras superficiales y leves, porque si son de mayor envergadura hay que acudir a urgencias. Los accidentes caseros con aceite caliente o una plancha son los más comunes. Olvidemos los mitos que apuntan a la pasta dentífrica u otros remedios caseros ante una quemadura porque incluso son contraproducentes. El primer paso ha de ser siempre empapar la herida con agua fría o dejar la zona afectada bajo un grifo de agua fría unos cinco minutos, y aplicar una crema reparadora para quemaduras.
Lifestyle