Cómo distinguir cuándo una farmacia online es ilegal

Cómo distinguir cuándo una farmacia online es ilegal

En cuestiones de salud es mejor no arriesgarse

 

Hoy en día podemos comprar casi cualquier cosa por Internet y las compras online han llegado para facilitarnos la vida, pero como siempre se dice hay un cierto riesgo porque no sabemos quién está detrás, no podemos poner rostro a una persona responsable del negocio en caso de tener algún imprevisto.

 

Aquí el mejor consejo que se puede dar para cualquier tipo de página web es el mismo: utilizar el sentido común, porque aunque cueste creerlo hay medicamentos falsificados.

 

Se ofertan bajo la apariencia de medicamentos reales y autorizados (como cualquier otro objeto falsificado) pero su composición no coincide plenamente con la auténtica. Quizá tengan una proporción diferente de un principio activo o directamente no tengan ese principio. O incluso peor, contener algún principio activo que sea nocivo y contraproducente para el paciente que tiene una enfermedad concreta.

 

No es necesario preocuparse en exceso porque sólo hay que comprobar que esa página web está autorizada para la venta online por las autoridades sanitarias competentes (en el caso de España cada comunidad autónoma, porque tienen cedidas las competencias).

 

La lista de las que son legales se puede consultar en Distafarma, la página web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Si la farmacia online en la que queremos hacer la compra no está en ese listado, se recomienda no hacer la transacción.

 

Además, todas las farmacias online autorizadas para la venta a distancia de medicamentos sin prescripción utilizan un logotipo que es oficial. En este caso es un rectángulo con franjas horizontales y una cruz blanca en el lado izquierdo, y siempre en la parte inferior se pone la bandera del país en el que está registrada esa farmacia online. Al hacer clic sobre ese logotipo debería llevarnos a la página web en la que está ese listado de las farmacias legales, así de simple.

 

Si un medicamento se vende con receta, necesita receta

Puede parecer una obviedad pero es otra forma de estafa. Si un medicamento se proporciona sólo con prescripción médica y en la farmacia habitual se pide la receta; no podemos pretender entonces encontrarlo en una página web y poder comprarlo sin ningún tipo de condición. Hay que sospechar de este tipo de actividad porque casi con seguridad, se trata de un medicamento falsificado. De nuevo aparece aquí el uso del sentido común.

Lifestyle